EL CENTRAL YA HA CUMPLIDO LOS 4 PARTIDOS DE SANCIÓN

Piqué regresa cuando más se le necesita

pique-regresa

Gerard Piqué fue de los muchos que no dudó en la remontada frente al Athletic Club en la Supercopa de España: “Yo creo”, dijo tras caer estrepitosamente en San Mamés por 4-0. Tres días después de la derrota en Bilbao, con la posibilidad del Barça de lograr el ansiado sextete, los de Luis Enrique no sólo no pudieron sino que se vieron perjudicados por el colegiado de aquel partido de vuelta, que no dudó en expulsar a Piqué en la segunda parte por quejarse airadamente ante el linier. La remontada se quedó a muy a medias y a Gerard le cayeron 4 partidos por sus improperios. Eso sí, la sanción debía cumplirla en Liga. Y así ha sido.

Cuatro jornadas en las que el defensa ha tenido tiempo de muchas cosas: de ver cómo su sustituto, Vermaelen, se afianzaba en el once, marcando el gol del triunfo ante el Málaga; ver como el propio jugador belga se lesionaba y dejaba en bandeja la titularidad de Bartra, que también marcó ante el Levante un gol importantísimo; de ser protagonista nuevamente de la Selección Española, aclarando posteriormente con una sincera rueda de prensa su sentimiento por la Roja… y regresar a los terrenos de juego hace una semana, contra la Roma en Champions, donde el Barça no pasó del empate a uno en el Olímpico.

Piqué, pieza fundamental del triplete, alocado como pocos, polémico sin igual, regresa a un Barça necesitado de futbolistas de nivel. Las lesiones están mermando los esquemas de Lucho, limitado a la hora de hacer rotaciones. Con Vermaelen KO, Rafinha KO para lo que resta de temporada, Dani Alves ya recuperado y Douglas, secundario a más no poder que de buen seguro hubiese tenido su oportunidad si no se hubiese lesionado también, el regreso de Piqué hace que la defensa barcelonista vuelva a ser la de gala. 7 partidos en 22 días requieren de cracks. Y Piqué, guste o no, es uno de ellos.