0-2: Nuevo trago amargo

Cada semana que pasa, queda demostrado con más fuerza que cuando la suerte gira la espalda hay que hacer el doble, o el triple, de esfuerzo para conseguir lo que antes salía porque sí. Hoy, ante el Sevilla, el Espanyol ha jugado bien, ha defendido mejor, y ha puesto toda su alma en cada acción. Incluso ha tenido numerosas ocasiones. Pero no ha podido ser, y el Sevilla, en el ultimísimo tramo del partido se ha llevado los tres puntos con dos goles de Kanouté. El primero de ellos, eso sí, tras una maniobra poco clara con Pareja, en la que muchos, casi todos, han visto empujón flagrante.

El Espanyol empezó esta primera etapa del llamado “Tourmalet” como debía: pedaleando fuerte, con los dientes apretados, y sin miedo. Ya habían avisado jugadores y técnico que no tenían ningún miedo. Fruto de ello consiguieron los locales en el primer tramo que el Sevilla no dispusiera casi de oportunidades de gol, mientras los de Pochettino sí llegaron con peligro en varias ocasiones. Todas ellas con un denominador común, Nené recibiendo con ventaja y sirviendo peligrosos centros. Una muy buena circulación de balón posibilitaba a los pericos crear y aprovechar espacios en el terreno sevillista, y la intensidad y unas líneas muy juntas en defensa minimizaban la amenaza de los Capel, Navas o Kanouté.

Había mucho en juego, tanto para locales como para visitantes, y eso se notó en la lucha sobre el césped, y el ánimo en la grada, que estuvo en todo momento muy encima del partido. A medida que avanzaron los minutos, quizá los de Jiménez aglutinaron más segundos de posesión, pero las mejores ocasiones caían del lado local. Luis García no llegó por milímetros a un nuevo centro envenenado de Nené en la mejor ocasión de los de Pochettino, que llegaron al descanso convencidos, seguros de sí mismos.

Casi de memoria empezó la segunda parte. Triangulación perfecta que le da tiempo y espacio a Nené, el brasileño levanta la cabeza y pone un centro para que Luis García controle y dispare con peligro. Entonces pareció despertar el Sevilla, como no queriendo dejar pasar los minutos sin revolverse, y llegaron tres acercamientos muy seguido, y peligrosos, a pies de Capel, Renato y Fazio. Pero apareció Kameni, con sus mejores galas de salvador, para cerrar su portería. Y apareció también Coro que dispuso de una ocasión realmente clara. Con Palop en el suelo, el de Banyoles disparó desde el punto de penalti y encontró, por dos veces, a Prieto bajo palos, que despejó los intentos a bocajarro del perico.

Tras ello, llegó el momento del más difícil todavía, y el Espanyol se quedó con diez por expulsión de Lola. El balcánico persiguió a Diego Capel, y en el forcejeo cayó el extremo andaluz, en pleno contraataque. No lo dudo Turienzo y envió a la ducha al balcánico, que había realizado un gran encuentro. Pochettino reaccionó rápido para recomponer el centro del campo y no ceder en la lucha ante un Sevilla con mucho músculo en esa zona, y dio entrada a Ángel en lugar de Coro.

El partido continuó sin tiempo para respirar, y el primer gran susto llegó en el 73. Adriano, que había substituido a Fernando Navarro, centró templado para la llegada de un incomodísimo Renato, que cabeceó al palo. No tardaría ni cinco minutos el Sevilla en volver a cortar la respiración de Montjuïc. Romaric esta vez, disparó desde el interior de la grande, el balón rebotó en Pareja, y los dedos de Kameni lo rozaron de nuevo para que el cuero pegara otra vez en la madera.

Pero ya no resistió la meta perica el tercer embiste consecutivo de los andaluces. Un contraataque acabó en los pies de Navas, que centró raso para Kanouté. El de Mali se quitó de encima a Pareja de manera aparentemente antirreglamentaria, y batió a Kameni por raso. La jugada parecía clara a ojos de los espanyolistas, pero Turienzo nada quiso saber de las protestas. Ya sin ánimo para la respuesta en un partido en el que los de Pochettino se habían vaciado, y habían resistido un largo tramo con un jugador menos, el Sevilla encontró más facilidades. Y las aprovechó. De nuevo Navas por la derecha, se fue de David García con brillantez y buscó de nuevo a Kanouté, que esta vez sin oposición ya puso el marcador imposible, y certificó una derrota dolorosa para el Espanyol, que había luchado lo indecible y que fue superior a su rival durante ciertos tramos del choque. Toca seguir remando con fuerza.

Ficha técnica:

RCD Espanyol: Kameni, David García, S.Sánchez, Román (De la Peña, min.46), Luis García (Tamudo, min.86), Lola, Nico Pareja, Nené, Torrejón, Coro (Ángel, min.65) y Iván L.M.

Sevilla FC: Palop, Squillaci, Jesús Navas, Renato, Kanouté, Mosquera, D.Prieto, Capel (José Carlos, min.87), F.Navarro (Adriano, min.68), Romaric y Fazio (Perotti, min.74).

Árbitro: Javier Turienzo Álvarez (C.Castilla León). Por parte del Sevilla, enseña tarjeta amarilla a Mosquera (min.20), F.Navarro (min.54). Por parte del Espanyol, a David García (min.33), Lola (min.38 y min.63), De la Peña (min.63).

Goles: 0-1, Kanouté (min.83); 0-2, Kanouté (min.91)

Incidencias: 29.110 espectadores. Antes del inicio del partido se guarda un minuto de silencio en memoria del Sr.Abel Hernández, ex jugador y ex candidato a la presidencia del Espanyol, por la Sra.Julia García-Valdecasas, ex directiva, el Sr.Lluís Trias de Bes, ex secretario y ex directivo y el socio José Francisco Monturus Lacambra.

Fuente:RCDEspanyol

You May Also Like

About the Author: Javier Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.