1-1: Eliminados

Adiós a la Copa del Rey. El conjunto blanquiazul no pudo superar el cruce de octavos de final del torneo del KO tras lograr un insuficiente empate a uno contra el Atlético de Madrid. El equipo dirigido por Mauricio Pochettino acusó mucho el gol de Kun Agüero y aunque en la segunda parte lo intentó e incluso envió dos pelotas al palo sólo consiguió marcar en el tiempo de añadido. No mereció perder el Espanyol ante un rival que administró muy bien su ventaja y que jugó el partido que más le interesó.

El Espanyol, obligado por el resultado adverso del partido de ida (0-1), salió al máximo de revoluciones. Los blanquiazules llegaban con claridad al área rival aunque sin poner en excesivos apuros a De Gea. Un remate acrobático de Álvaro y un malentendido entre el portero y Perea fueron las acciones de peligro más destacadas. El conjunto perico se sentía dueño del partido, pero esa alegría ofensiva comenzó a desaparecer cuando Raúl García estrelló un balón en el larguero tras una espectacular volea.

El choque se equilibró. Los de Pochettino llegaban sin excesivos problemas a la línea de tres cuartos, pero a partir de allí todo era más difícil. La defensa atlética, bien organizada, no dejaba ningún resquicio y los intentos de ataque eran constantemente frenados. El Espanyol perdió un poco de chispa aunque seguía siendo superior a su rival. Sin embargo, en una acción individual de Kun Agüero los visitantes consiguieron adelantarse en el marcador. En el inicio de la acción el árbitro ignoró una posible falta sobre Javi Márquez bastante clara.

El gol en contra afectó mucho a los blanquiazules. El juego fue algo más impreciso y las aproximaciones al área contraria se redujeron. Por si fuera poco, el Atlético de Madrid optó por jugar al otro fútbol y comenzó a perder tiempo, a protestar todas las acciones y a parar el juego siempre que quiso. Pérez Lasa tampoco mostró la autoridad necesaria para conducir el partido.

El Espanyol siguió intentándolo tras el intermedio, pero le costó tener continuidad en su juego. Aún así, Dátolo dio muestras de peligro con un centro chut que se estrelló en el palo. El Atlético continuaba frenando el juego y muchos minutos de la segunda parte se perdieron de manera absurda. Ujfalusi pudo ser expulsado, pero Pérez Lasa le perdonó. Sánchez Flores se dio cuenta y cambió al checo, que andaba descentrado. Luego tuvo que cambiar a Assunçao, que se llevó una fuerte patada y ha sido trasladado a la Clínica Quirón por precaución. Pochettino comenzó a mover el banquillo y apostó primero por Luis García, que le dio algo más de mordiente al equipo. Primero, hizo lucirse a De Gea con una parada imposible y a los pocos minutos envió un disparo al palo. El conjunto perico tuvo sus opciones, pero no hubo manera de marcar.

Los minutos se fueron consumiendo y la posibilidad de superar la eliminatoria cada vez era más complicada. Agüero, a la contra, continuaba haciendo de las suyas y puso en más de un apuro a la defensa. El Espanyol le puso corazón hasta el final y en el tiempo de añadido Luis García consiguió un gol merecido aunque tardío. Los de Pochettino se despiden de la Copa sin haber sido inferiores al Atlético de Madrid en ninguno de los partidos, pero la rigurosa decisión de Fernández Borbalán en el partido de ida ha sido decisiva en la eliminatoria. La quinta deberá esperar.

Fuente:RCDEspanyol

You May Also Like

About the Author: Javier Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.