1-2: Victoria trabajada

El Espanyol tuvo que apretar los dientes hasta el final para sumar su segunda victoria de la pretemporada. El Palafrugell, que se adelantó en el marcador, se tuvo que emplear a fondo para intentar defender su renta. Sin embargo, un gol de penalti de Iván Alonso, rozando el final, permitió que el stage de Peralada se cerrara con otro triunfo.

El partido empezó como se esperaba, con dominio territorial del Espanyol, que acumulaba segundos de posesión ante un rival siempre con la cabeza alta, y que quería plantear una batalla lo más igualada posible. Y a fe que la plantearon, pues en el minuto 17, después de tres ocasiones falladas de los pericos, llegó el primer gol de los locales. Tras un buen contragolpe, Pillud acabó cometiendo penalty sobre Raúl, una ocasión de oro que Carlos Martínez no desaprovechó para poner el primer gol, y la sorpresa, en el casillero.

Empezaba ahora un nuevo partido. Y se notó en la actitud del equipo, que quiso añadirle más llegada a su posesión. Román lo intentó con un duro disparo, y después llegó una gran jugada colectiva que no se pudo culminar por posición antirreglamentaria. Seguidamente, un remate al poste de Nakamura pudo poner la igualada, pero todavía habría que esperar, aunque se notaba que el equipo había subido una marcha en su maquinaria de ataque, pues las ocasiones empezaron a caer una tras otra. Sin embargo, el portero local, Sepu, se multiplicaba con intervenciones increíbles y el marcador seguía sin moverse al descanso.

En la reanudación, Pochettino cambió a prácticamente todo el equipo, a excepción de Moisés. Lo que no cambió en el partido fue la dinámica con la que había finalizado la primera mitad: una ocasión tras otra de los pericos, siempre respondidas excelentemente por el portero, en este caso, Erik. En el minuto, cincuenta y dos, por fin, llegó el tanto de la igualada, obra de Iván Alonso. Había avisado el charrúa, que recogió un balón en el área y definió perfectamente.

Siguieron los blanquiazules disparando y llegando, pero estaba claro que hoy había que hacer más de lo normal para que la pelota entrara: rebotes imposibles, piernas bajo palos, paradas a bocajarro… De todo. Al final, sin embargo, Iván Alonso, de nuevo, aprovechó un penalti que le hicieron a Ben Sahar después de una excelente acción individual, para superar a Erik y firmar una nueva victoria. Fue merecida, pero muy trabajada.

Fuente:RCDEspanyol

You May Also Like

About the Author: Javier Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.