Así se encuentra el ‘caso Osasuna’

patxi-izco

Osasuna está que tiembla. Aunque actualmente milita en Segunda División, el equipo rojillo es sospechoso de amañar un encuentro de la temporada 2012/2013, en el que venció al Getafe por un gol a cero y en el que presuntamente le habría costado 400.000 euros ‘lograr’ los tres puntos que, por entonces, le alejaban de los puestos de descenso, cuando todavía era equipo de la máxima categoría del fútbol español. También el curso pasado, la 2013/2014, ante el Espanyol, parece que hubo amaño.

El pasado 26 de febrero, la LFP presentó una querella por un supuesto amaño de partidos en los que principalmente se implica delitos de apropiación indebida y corrupción, así como el cbro de comisiones. La investigación, llevada a cabo por el Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, comenzó el mismo día que se anunció dicha querella: el 5 de marzo. También contempla una desviación de 2,4 millones de euros en las cuentas de Osasuna, por lo que fueron detenidos el mismo día los expresidentes Miguel Archanco y Patxi Izco; el que fuera gerente del club durante 24 años Ángel Vizcay; el exvicepresidente Juan Pascual; el exdirectivo Txuma Peralta y el actual director de la Fundación de la entidad, Diego Maquírriain.

Ayer, 6 de marzo, declaró el exgerente, Ángel Vizcay, que metió en el saco al Espanyol y a otros dos equipos, ahora también en Segunda, como Betis y Valladolid, también dio nombres de futbolistas implicados como Patxi Puñal, Damià Abella, Jordi Figueras, Antonio Amaya y Sergio García. Éste último no sólo lo ha negado sino que se ha ofrecido a colaborar en lo que en sus manos esté. Según Vizcay, la temporada 2012/13, Osasuna primó al Valladolid (150.000 euros) y al Betis (150.000 euros), y compró del citado encuentro contra el Getafe (400.000 euros), según la Cadena Ser.

De momento, anoche el juez prorrogó la detención de Archanco y Peralta mientras que Patxi Izco, en cuya presidencia supuestamente ya se amañaban partidos, quedó en libertad con cargos junto a Vizcay, Peralta y Maquírriain. El proceso judicial sigue en marcha.

You May Also Like

About the Author: Nico G. Fernández