El Niño ya es mayor

Si hay alguien que vivirá un partido realmente emocionante en el Vicente Calderón ese es Fernando Torres. El delantero del Chelsea, que está por ver si sale de la partida o finalmente espera su oportunidad en el banquillo, es el hijo pródigo de la parroquia rojiblanca. El ‘Niño’ que en su día despuntó vistiendo la zamarra colchonera y que regresa a casa con la vitola de estrella que todavía aguardan sus exaficionados. Torres, siendo todavía un mochuelo, ayudó al Atlético en aquel famoso ‘añito en el infierno’ a subir a Primera. Y ya en la máxima categoría, se convirtió en el estandarte de un conjunto muy volátil.

Torres emprendió el viaje a la Premier League hace ya siete años. Su destino, Liverpool, demostró que era uno de los mejores delanteros del planeta. Acalló las bocas que hablaban de un jugador inflado por los elogios de la prensa y en Anfield se metió de lleno en la historia con 81 goles en 142 partidos, calando hondo entre los aficionados reds. Tres temporadas y media en las que logró, entre otras cosas, igualar a Roger Hunt como el único jugador en marcar en ocho partidos consecutivos y ser el máximo goleador foráneo desde Van Nistelrooy, por allá en 2008.

torres-chelsea-atletico

Su traspaso al Chelsea no estuvo exhento de polémica. Como es lógico, cambiar el rojo por el azul hirió sobremanera a la afición de Anfield, pero dejó en las arcas 50 millones de libras. A todos les pareció una cifra exagerada para el momento que vivía Torres, en ese instante no tan determinante como antaño, y lo cierto es que su rendimiento posterior dejó mucho que desear. Le costó adaptarse a su nuevo club, la prensa y la afición le empezaban a señalar. Y los días que pasaba sin marcar pesaban como una losa. Al final, pudo soltar ese lastre y, con el paso del tiempo, y aunque no ha logrado las cifras que firmó en Liverpool, ha ido haciéndose un hueco en el Chelsea.

Para muchos sigue sin haber amortizado el pastizal que costó, pero lo cierto es que aunque Torres no ha marcado muchos goles, sí ha marcado alguno de los más importantes. Tiene en su haber todos los títulos que cualquier futbolista sueña, además de la Eurocopa y el Mundial que ganó con la Roja, y todo desde que salió del Vicente Calderón. Hoy, con 30 años, ya no es un Niño, pero puede presumir, aunque a muchos les pese, que no le ha ido del todo mal. Probablemente, le espere una más que merecida ovación.

You May Also Like

About the Author: Nico G. Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.