Fútbol total (1-4)

Mestalla ha vivido este miércoles, con la final de Copa, la primera etapa de una carrera con tres pruebas, hacia el triplete. La primera ya está en el saco. La segunda la tiene ya medio hecha y la tercera acabará en Roma. Nadie ha dicho que será fácil, pero si, pese a las bajas y el cansancio físico, el Barça de Guardiola sigue jugando como lo está haciendo hasta ahora, conseguirá el maillot amarillo el 27 de mayo.

El estreno de Guardiola

En Mestalla, la clase del Barça se ha combinado con un espíritu competitivo envidiable, que ha sabido rechacerse de la incomodidad de recibir un gol en el minuto 9. La remontada ha sido contundente y abrumadora. El técnico Pep Guardiola estreno su palmarés de entrenador con una declaración de intenciones clara. El fútbol está de enhorabuena.

Choque de estilos

El partido, con dos clubs que llevan en su ADN esta competición, se planteaba como un choque de estilos, con una manera de entender el fútbol totalmente opuesta. El juego de toque y de combinación corta del Barça contra el juego físico y aéreo del Athletic Club. Y la primera parte ha respondido a las expectativas.

Corría el minuto 9, cuando el Athletic tenía su primer córner, después de una gran parada de Pinto. El centro cerrado de Yeste al segundo palo ha encontrado a Toquero, que, avanzándose a Keita y Xavi, ha enviado de cabeza el balón a la red. Como por ejemplo hizo Endika hace 25 años, los vascos se avanzaban en el primer tramo del partido. Y eso situaba el encuentro en una perspectiva idónea para los rojiblancos.

La brújula, para Xavi

Este gol inicial coincidía con las dificultades del Barça para sacar el balón desde atrás, fruto de la intensa presión sobre los centrales y laterales. Pero después de 15 minutos de desorientación, Xavi ha recuperado la brújula del juego del Barça y el partido se ha girado como un calcetín. Los pases interiores a Eto’o y Bojan, que superaban la espalda de los defensas, anunciaban la mejora del juego. De hecho, Eto’o podría haber empatado el partido en el minuto 20, después de un pase excelso del ‘6′ del Barça, pero al camerunés le ha faltado la chispa necesaria para chutar de primeras.

Touré se viste de Messi

Además, el Barça volvía a ser quién más presionaba al Athletic y le obligaba a rifar cada pelota desde atrás. La mejora del Barça era evidente y se ha visto recompensada en el minuto 30. El protagonista inesperado ha sido Touré, hoy reconvertido en central. En una jugada en la que ha combinado potencia y técnica, el jugador marfileño, que ha arrancado desde el centro del campo con el balón controlado, se ha deshecho de todos los jugadores que le salían al paso y ha conectado un tiro potente y raso, que ha entrado, ajustado al palo, en la portería de Gorka.

Los dos goles reflejaban la manera de entender el juego de los dos equipos. Un gol de córner por superioridad aérea contra otro de técnica depurada. Además, las sensaciones que dejaban a uno y otro equipo, antes del descanso, eran muy diferentes. De hecho, el Barça podría haberse ido al descanso con un marcador favorable si un tiro de falta lejana de Alves, que se ha desviado muy cerca de la escuadra, hubiese encontrado la portería contraria.

Una reanudación fulgurante

En la reanudación, el partido ha comenzado al igual que ha acabado, con dominio incontestable del Barça. Y la muestra más clara han sido tres acciones casi consecutivas de Messi, que lo intentaba de todas las maneras. Se olía el gol. Y ha llegado, en el minuto 52, con un protagonista evidente: Leo Messi. El argentino ha recuperado un rechace de dentro del área de los vascos para acribillar Gorka y celebrar la remontada con la afición del Barça.

Más y más

Las cosas volvían a su lugar natural, con la recompensa de la victoria parcial al equipo que ofrecía la mejor propuesta futbolística. Lejos de escatimar esfuerzos y de especular, el equipo ha ido descaradamente a por el partido, contra un rival que perdía pegada a cada minuto que pasaba.

El ejemplo más claro de estas sensaciones ha sido el tercer gol. Alves ha recuperado un balón en su área, lo ha sacada hacia Messi, que ha lanzado el contragolpe. El argentino ha pasado en profundidad a Bojan, que ha definido como los ángeles. Cuando parecía que el pase a Eto’o era el más fácil, el delantero de Linyola ha sabido esperar y, con el balón en movimiento, lo ha ajustado al palo largo de la portería rival.

Fútbol total

El alud de juego era abrumador para el equipo de Caparrós, que no sabía como afrontar lo que se le venía encima. Por sí no hubiese sido suficiente, el Barça ha rematado el partido con otro de los recursos más lavables de esta temporada: el juego a balón parado. En una falta muy cerca de una esquina del área pequeña, Xavi ha hecho un gol magistral. De nueve buscando el palo, el de Terrasa ha hecho pasar el balón por la cruceta, allí donde los porteros no tienen nada que hacer.

Quedaban 25 minutos para acabar el partido, pero la final tenía ya muy pocas cosas paor explicar. Ya las había explicado todas un Barça demoledor, ambicioso y, tres años después, de nuevo ganador.

Fuente: FCBarcelona

You May Also Like

About the Author: Javier Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.