Las finales de Copa de Pep

Siempre las ha definido como unos de los partidos más especiales para un futbolista. Pep Guardiola vivió tres finales de Copa del Rey vistiendo la camiseta del Barça. Fueron consecutivas, del 1996 al 1998. La primera la perdió y las dos siguientes las ganó. Tres compromisos seguidos con intensidad para Guardiola y en los cuales, por cuestiones diferentes, fue uno de los grandes protagonistas.

Zaragoza 96: Decepción y lesión

El estreno del actual entrenador en una final de Copa fue en la última temporada de Johan Cruyff en el banquillo del Barça, la de la eclosión de la llamada ‘Quinta del Mini’ (1995/96). Y acabó con una cruel derrota en La Romareda contra un Atlético de Madrid que encaramaba el camino del doblete. Ocho futbolistas canteranos intervinieron en aquél vibrante duelo, resuelto con un gol de cabeza de Pantic en la prórroga (1-0). Uno de ellos fue Pep Guardiola, que disputó los últimos minutos absolutamente cojo por culpa de una lesión muscular. Su actitud, una muestra del coraje con el que cayó el Barça.

Madrid 97: Triunfo en el Bernabéu

El curso posterior, con Bobby Robson como técnico, el club se volvería a plantar en la final de Copa. En esta ocasión el rival era el Betis y el escenario, el Santiago Bernabéu. Nuevamente, el campeón se decidiría en la prórroga y esta vez la suerte sonreiría al Barça (3-2). Figo (2) y Pizzi hicieron inútiles los goles del conjunto andaluz, que se avanzó por dos veces por medio de Alfonso y Finidi. Pep Guardiola fue el dueño y señor del centro del campo y asistió hacia Pizzi para que marcase el 2-2 que llevaba al tiempo extra. La Copa del Rey fue el colofón de un año en que ya habían entrado en las vitrinas del Museo la Recopa y la Supercopa de España.

Mallorca 98: Victoria agridulce

Louis van Gaal cogería las riendas del equipo la temporada siguiente y, como sus dos predecesores en el cargo, guiaría al Barça hasta la final de la Copa (la última hasta hoy). Fue la campaña más dura para Pep Guardiola como futbolista, ya que sufrió una grave lesión en los isquiotibiales que lo mantendría muchos meses inactivo. Por lo tanto, se perdió aquel partido contra el Mallorca en Valencia en que el guardameta Ruud Hesp, en los penaltis, convirtió al Barça en Rey de Copas. El capitán viviría alejado de los terrenos de juego un doblete –Liga y Copa- que hacía cuatro décadas que no se producía.

Fuente: FCBarcelona

You May Also Like

About the Author: Javier Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.