Y en silencio, Keylor

Keylor Navas llegó al Real Madrid el verano pasado. Su propósito, ser titular tras haber enamorado en el Levante y maravillado en el Mundial 2014 con Costa Rica. Sin embargo, pronto se dio de bruces con la realidad: Casillas era inamovible, a pesar de que el capitán estuviera siempre en el punto de mira. El costarricense aguardó callado en el banquillo, viendo las oportunidades pasar; viendo cómo el Real Madrid se quedaba en blanco. Un verano después, el panorama parecía…